Las inscripciones de SAN ADRIAN DE ARGUIÑETA Elorrio (Vizcaya)


Por Alberto Pérez de Laborda
Vitoria, Junio 1996
Indice de temas Pág
La necrópolis de Arguiñeta 2
Lectura de las inscripciones en el pasado 3
Revisión de la lectura de las inscripciones 8

 

 La profesora M.ª Teresa Muñoz ha impartido en la Universidad del País Vasco, dentro del programa para el Tercer Ciclo 1995/1996, un curso titulado La epigrafía Latina en el País Vasco en Epoca Visigoda y Medieval. Dentro de este curso se ha pedido a los doctorandos realizasen un trabajo sobre alguna de las inscripciones que se han visto a lo largo del curso, y el autor de estas páginas, como asistente al mismo, ha seleccionado con la conformidad de la profesora Muñoz el hacer un estudio de las inscripciones que aparecen en los sepulcros exentos que actualmente se conservan delante de la puerta principal de la ermita de San Adrián de Arguiñeta, en Elorrio, Vizcaya.

 Estas inscripciones se conocen ya desde hace muchos años, y su lectura e interpretación ha sido diversa y casi siempre no coincidente, por lo que nunca puede sobrar una nueva revisión del tema bien sea para rectificar alguno de sus aspectos –lo que en un principio no parece demasiado probable–, o para ofrecer una visión de conjunto que pueda enriquecer los puntos de vista ya expuestos por otros autores.

 Se ha considerado necesario, a la hora de exponer el tema, el ofrecer en primer lugar una perspectiva generalizada de los sepulcros y las estelas que se conservan para pasar posteriormente a lo que se ha dicho de estas inscripciones, ya desde el siglo XVII, y cerrar estas páginas con una revisión de las leyendas apoyándose tanto en las lecturas ya realizadas en el pasado como en las que se puedan realizar en el presente.

LA NECROPOLIS DE ARGUIÑETA

  Al este de la villa de Elorrio, a poco más de un kilómetro y en una altura que domina el valle, se encuentra la bonita ermita de San Adrián de Arguiñeta que está rodeada de una zona porticada al estilo de las otras muchas que existen en su entorno. Delante de su puerta principal se encuentra una zona rodeada por un murete hecho con grandes lajas situadas en posición vertical de forma que se deja un amplio espacio interior en donde se encuentran los sepulcros y estelas de la necrópolis .

 La mayor parte de los sepulcros están perfectamente conservados en sus dos piezas, el sepulcro propiamente dicho y la tapa superior, a pesar de que algunas de las cubiertas se encuentran partidas en dos o más trozos y que a uno de los sepulcros le falta la parte superior. Estas imperfecciones estéticas no restan ni un ápice a la belleza que tiene el conjunto. Un conjunto de estelas, todas ellas anepígrafas pero bellamente decoradas, complementan de forma adecuada el entorno de la ermita.

 Son once los sepulcros que se encuentran en la zona más alejada de la ermita (sepulcros 7 al 17); están bien alineados salvo el número 17 que está retranqueado de los otros diez, en su parte central, probablemente por no querer romper la estética del conjunto. El sepulcro nº 7, el situado más a la izquierda, es el último de una fila de sepulcros que se inicia ya cerca de la fachada de la iglesia (números 1 al 6), fila de la que rompe algo la estética el hecho de que los dos sepulcros delanteros, los números 1 y 2, estén pareados. Algo parecido ocurre con los sepulcros de la derecha, en los que, siendo el 16 el último de la fila, los números 22, 23 y 24 están casi pareados en su parte delantera . No cabe duda de que el esquema no es casual ya que se ha procurado que la disposición del conjunto guarde simetría respecto al eje de la ermita. Todo parece apuntar a que el número de sepulcros fue aumentado en algún momento posterior al diseño inicial, por lo que hubo que recurrirse a poner retranqueada la sepultura nº 17 y poner cerca de la ermita sepulcros pareados en ambos lados. De ser esto cierto, como es probable, el conjunto inicial habría sido de 20 o quizás 18 sepulcros, a los que se habrían añadido, en una o varias etapas, los restantes hasta llegar a los 24 que hoy se conservan.

 Cinco estelas, todas ellas anepígrafas pero bellamente decoradas, complementan el conjunto. Dos de las estelas discoideas están colocadas enmarcando la entrada al recinto de la necrópolis desde la puerta principal de la ermita, y las otras tres, dos discoideas y una triangular, lo están al fondo del recinto en su parte central.

 Gonzalo de Otalora , en el siglo XVII, ya nos ofrece una relación de iglesias y lugares en los que "ay ídolos y marcas con caracteres y señales no entendidas", como en Mañaria, Momoytio, Ajuria, Murgueitio, San Miguel de Yurre, Cangotica. En la ermita de San Miguel de Yurre hay muchos sepulcros "en las lomas y altos de los Campos", igual que San Bartholome de Miota "con sus caracteres", en "N. S. de Gazeta, San Adrian de Arguineta, Santo Thomás de Mendeaca, Santa Maria de Sarria, Santiago de Aldape, San Esteban de Verrio, San Bartholomé de Berreaga, San Juan de Moroa, San Esteban de Guerequiz, Santa Catalina de Verriozábal y San Pedro de Apatamonasterio". Hay muchas razones para creer en sus palabras, y la principal de ellas es que la mayor parte de los lugares que cita se encuentran en el entorno de la ermita de San Adrián, y que sabemos que en el pasado algunas de estas sepulturas fueron transportadas a este lugar desde sus inmediaciones, por lo que es muy posible que Otalora nos esté hablando de los mismos sepulcros que tenemos ante nuestros ojos en la actualidad .

LECTURA DE LAS INSCRIPCIONES EN EL PASADO

  Los sepulcros y estelas que se encuentran delante de la ermita de San Adrián de Arguiñeta son bien conocidas desde hace muchos años; las estelas, algunas de las cuales están bellamente decoradas, son anepígrafas, y las cubiertas de algunos de los sepulcros contienen, o contenían, unas inscripciones cuya lectura e interpretación ha corrido suerte diversa. Por ello se ha considerado importante el dar un repaso somero a lo dicho en el pasado sobre estas leyendas, a sabiendas de que este repaso pueda hacernos tropezar, o simplemente no coincidir, con lo que tenemos ante nuestros ojos.

 

Este repaso somero podría ser el siguiente :

 

 Juan Ramón de Iturriza y Zabala. Historia general de Vizcaya y Epítome de las Encartaciones, de acuerdo con el manuscrito fechado en Munditibar en 1793, edición de Angel Rodríguez, para Casa Dochao, Bilbao 1938. Indica que en "San Adrian Martir en Arguineta que denota de los Canteros, Parroquia en la Antiguedad, en cuia proximidad existen 29 sepulcros de piedra con sus cubiertas, dos de ellas con inscripciones" (Pág. 305).

     Inscripción AA: Al hablar de la formación de los apellidos en las regiones bascongadas dice, tomándolo del P. Henao, que hay una inscripción sepulcral en S. Adrián de Arguiñeta "al folio 228 del primer tomo, tienen asi vien Narietes de Ibater que fallecio el año 883" (pág. 90). Había un sepulcro, que "al presente no se halla" en el que se podía leer –como dicen Fray Miguel de Alonsótegui, Fray Martín de Coscojales y Gabriel de Henao–: (pág. 305)

OBIIT NARIATES DE YBATER
XVII KALENDAS AUGUSTI
HERA DXDXXI. Es año de 883.

     Inscripción BB: La lee de la siguiente forma (pág. 305):

IN DEI NOMINE NOMUS IN CORPORE
BIBENTEN FECIT IN HERA Dccccxxxi.
HIC DORMIT Año de 893

Inscripción CC: La lee de la siguiente forma (pág. 305):

OBIIT EMIY TIVBATERI AX DIEPCIS
AUGUSTAS

     Inscripción DD: Dice "hai otra pequeña píedra metida en tierra a modo de vn mojon, que sobre sale como media bara con la figura, é inscripcion que pongo..." y ofrece un dibujo con una inscripción triangular con la punta hacia abajo, con cuatro líneas, cuya lectura podría ser, sin ninguna seguridad (pág. 305): + OBIT GM / CE CA / NEM / +, aunque en vez de GM podría leerse YM, pero no parece que en ningún caso se deba leer US sin deformar gravemente el dibujo de Iturriza.

 

  Estanislao de Labayru. Historia general del Señorío de Vizcaya, Bilbao 1895, reedición por La Gran Enciclopedia Vasca, Bilbao 1967. Dentro del tema "La funeraria vasca" (tomo I, libro IV, capítulo III, en la página 627) cita los sepulcros de Arguineta, Gareta y Miota, y menciona las inscripciones solo en una pequeña nota a pie de página.

     Inscripción AA: Unicamente da la lectura, en una línea, con diferentes tipos de letra, a saber: “Narietes de Ibater XIVC kalendas Augusti. Era DXDXXI”.

     Inscripción BB: También la ofrece en una sola línea, diciendo: "In dei nomine in corpore vivens fecit. In era DCCCCXXXI hic dormit".

 

  Darío de Areitio y Mendiolea . Apuntes arqueológicos de Vizcaya. Los sepulcros de Arguiñeta, Bilbao 1908, reedición en Temas históricos vascos, págs. 23-41, Biblioteca Vascongada Villar, Bilbao 1969. Dice que "en la actualidad" hay 20 sepulcros, para añadir que "estos sepulcros, en número de 23" fueron trasladados de las iglesias de Arguineta, Nuestra Señora de Gaseta y Miota, y que había otros muchos alrededor de San Roque, y se enterraron en el año 176 (sic) en la fuente de la plaza de Elorrio (23).

 El estudio tiene dos fotos entre las páginas 24 y 25, una de un conjunto y otra de un pormenor. El primer sepulcro de la izquierda es doble ya que tiene cavidades para dos personas, pero está cubierto por dos tapas en las que hay indicio de inscripciones (23). El segundo sepulcro del mismo lado hay vestigios de una inscripción ilegible, pero se ve perfectamente una cruz con las letras alfa y omega (23).

     Inscripción AA: Dice que "en otro sepulcro, por deducción, puede uno creer que su inscripción es la que Henao, Velasco, Delmas y Amador de los Ríos publicaron, y que publicaron: Nariates de Ibater XVII kalen. / Agusti. Era DCDXI. Se traduce como Nariates de Ibater a 16 de julio. Era, año ochocientos ochenta y tres (921)". Hace una referencia correcta a la lectura de Iturriza, indicando que añade por delante la palabra OBIIT NARIATES ... (25).

     Inscripción BB: En el sepulcro que ocupa el tercer lugar "se lee hoy" (págs. 23-24) IN DEI NOMINE. MUMUS, IN CORPORE VIVENC, FECIT. IN ERA DCCCCXXXI. HIC DORMIT, que se traduce "En el nombre de Dios, Mumo, hizo esta sepultura viviendo en el cuerpo. Año ochocientos noventa y tres (931). Aquí duerme"

     Inscripción CC: En los extremos del final se puede ver C + A, "lo que me hace creer que conviene perfectamente con la inscripción que Iturriza publica", y que es (pág. 24) :

OBIIT EMILI GILBATERI
AX DIE DCIS AUSTAS
C + A
C +
C + A C + A

cuya traducción es "Murió Emilio Gilbateri a diez días de las kalendas de agosto".
     Inscripción DD: Hace una referencia a Iturriza, indica que no es posible identificar el disco de que habla, y transcribe de una forma incorrecta el dibujo de Iturriza (pág. 26):

+ OBIITT9--
6EG-
HEM
+

 

  Manuel Gómez-Moreno. De epigrafía medieval. Los epitafios de Arguiñeta, en el Boletín de la Real Academia de la Historia nº CXIV, págs. 189-192, Madrid 1944. Solo dos de los veinte sepulcros allí reunidos por "un tal señor Retolaza, párroco de Elorrio" tienen inscripciones. El resto de los epitafios que se dice haber existido "no es para tomado en serio" (pág. 189).

     Inscripción BB: El epitafio se lee de corrido, sin separación entre palabras. La letra es capital romana y conforme al tipo carolingio, sin rastro del mozarabismo. La inscripción está a lo largo de toda la tapa, en una de sus vertientes. Su lectura es:

IN DEI NOMINE MOMUS IN CORPORE BIBENTEM
IN ERA DCCCCXXI MI FECIT
IC DORMIT

discute las variantes de autores anteriores que rechaza totalmente a la vista de los vaciados de escayola de que dispuso para su lectura; no obstante podría dudarse si el MI que precede a FECIT forma parte de la inscripción primitiva o es un añadido posterior. Opina que la inscripción esta escrita en vida de Momus, y que la fecha del óbito fue añadida posteriormente.
     Inscripciones AA y CC: Opina que se está hablando de una sola inscripción, a pesar de las dos lecturas de Henao que trasmite ("obiit emils cilbateria X die pcis augustas" y "nariates deybater XVII kalendas augusti era DXDXXI"). La lectura de Iturriza es “obiit emili ytilbateri aX diepcis augustas” y la de Aranzadi “pbnteutisoibaterhiixuiiucaiagustiu”. Al final campea una cruz con las letras alfa y omega pendientes de sus brazos, al gusto de la época. Lo ciertamente legible es:

ERA DCDXXI
OBIIT FMLS DI BATERRIA XVII KLDS AGUSTAS

epigráficamente hablando se podría pensar, pero no es muy probable, que BATERRIA podría ser BATERRIAXU, de una forma más cercana a la fonética vasca.

 

 Manuel Gómez-Moreno. De epigrafía vizcaína, págs. 197-217 del Boletín de la Real Academia de la Historia nº CXXVIII, Madrid 1951. Los sarcófagos de Arguiñeta están fechados en 883 "como ya sabemos". (Página 210, en donde hace referencia a su estudio de estas inscripciones en 1944)

Inscripción DD: Se cree perdida la estela que recogida originalmente por Henao, fue copiada por Iturriza y la transcribe Hübner. Era de forma triangular y decía : +Obit Uscecanem+. Queda incierto el nombre del difunto (págs. 216-217).

 

 Javier de Ybarra y Bergé. Catálogo de Monumentos de Vizcaya, dos volúmenes, Imprenta Provincial de Vizcaya, Bilbao 1958. La ermita de San Adrián de Arguiñeta pertenecía a la antigua anteiglesia de San Agustín de Echabarría, anexionada a Elorrio en 1630. El sacerdote Retolaza reunió allí hasta veintitrés sepulcros que estaban esparcidos por el contorno en Gázeta, Miota y en el propio San Adrián (pág. 452). En el segundo volumen aparecen fotografías de algunas de las piezas de Arguiñeta, concretamente en las fotos números 909 y 913 a 921. Las inscripciones figuran en las fotos 920 (la BB) y 921 (la CC).

     Inscripción AA: Se indica que esta inscripción era legible en los siglos XVIII y XIX porque fue leída por Alonsótegui, Coscojales, Henao, Velasco, Delmas y Amador de los Ríos, y la BB porque la leyó, "Iturriza, uno de ellos". Nos ofrece su traducción y algunas de las variantes existentes entre Iturriza y Areitio. (págs. 454-455)

     Inscripción BB: Es perfectamente legible y dice "In Deo nomine. Momu, in corpore bibentem. In era DCCCCXXI. Ic dormit" que quiere decir "En el nombre de Dios. Momu, viviendo en el cuerpo, en la era 921. Aquí duerme" (pág. 454) (ver la foto 920 en el vol. II).

     Inscripción CC: Ofrece la traducción de Iturriza (pág. 454). Aparece un plano con el lugar donde han aparecido los últimos sarcófagos descubiertos por Larrea en 1944 (una tapa), Basanta en el mismo año (una estela) y Larrea en 1947 (cuatro sepulcros, uno de ellos con tapa) (pág. 455).

     Inscripción DD: Reproduce correctamente el dibujo de la figura triangular de Iturriza y acepta la lectura y la tesis de Gómez-Moreno (pág. 454).

 

 José Miguel de Ugartechea. Notas sobre estelas, lápidas e inscripciones funerarias Vizcaínas, págs. 131 a 171 de Anuario Eusko Folklore, 1962. Hace una amplia referencia a la obra de Gonzalo de Otálora Micrología geográfica de la Noble merindad de Durango por su ámbito y circunferencia, haciendo referencia en todo momento a Carmelo de Echegaray. Duda, no obstante, de la posible autenticidad de estas listas ya que el mismo Otálora ha dado pruebas de fantasía por las extrañas inscripciones que dice que había en el ídolo de Miqueldi (pág. 133). Los sepulcros y estelas que aparecen en Arguiñeta son procedentes no solo de la misma ermita sino de los barrios próximos de Gazeta y Miota. Se conservan en el Museo Arqueológico de Vizcaya dos calcos en yeso de dos inscripciones, cuya transcripción se puede ver en la pág. 134. Es en estos calcos donde leyó Gómez-Moreno (pág. 134).

     Inscripción BB: Leída por Gómez-Moreno como "In Dei nomine Momus in corpore bibentem / in era DCCCCXXI mi fecit / (h)ic dormit", y traducida como "En el nombre de Dios, Momus en vida corporal, en la era 921 (año 883) me hizo. Aquí duerme":

IN DEI NOMINE MOMUS IN CORPORE BIBENTEM
IN ERADCCCCXXI MI FECIT
IC DORMIT

     Inscripción nº CC: Leída por Gómez-Moreno como "Era DCXXI / Obiit f(a)m(u)l(u)s D(e)i Baterria XVII k(a)l(en)d(a)s agustas" y traducida como "Era 921 (año 883) Baterria, siervo de Dios, murió en 17 de las kalendas de agosto (16 de Julio)":

ERA DCDXXI
OBIIT FMLS DI BATERRIA XVII KLDS AGUSTAS


  Iñigo de AGUIRRE: Los sepulcros de Arguiñeta, en la págs. 499-505 de II Semana Internacional de Antropología Vasca, Editorial La Gran Enciclopedia Vasca, Bilbao 1973. El total de piezas dispuestas en los alrededores de la ermita es de 21 sepulcros completos, cuatro estelas circulares, una triangular y una tapa semienterrada (pág. 499). Dos cubiertas de los 21 sepulcros presentan inscripciones en latín. Hace referencia a que hay dos inscripciones en sus cubiertas, inscripciones que ya fueron interpretadas por él con anterioridad . (pág. 500)

     Inscripción BB: "Ha sido unánimamente interpretada y leída como sigue: IN DEI NOMINE MONUS IN CORPORE BIBENTEM FECIT IN ERA DCCCCXXXI IC DORMIT" (pág. 501).

     Inscripción CC: Leído por Iturriza, y confirmado por Areitio como "OBIIT EMILS GILBATERI AX DEI DCIS AUSTAS" con la indicación de que en el extremo de la lápida figura "C. A.". Duda de esta lectura porque no hay espacios entre las palabras, e incluso entre letras (pág. 502).

     Inscripción DD: No encuentra vestigio de la estela triangular de que habla Iturriza que tenía una inscripción que comenzaba por OBIIT, que Areitio trata de identificarla con la triangular de 0,70 de base y 0,60 de altura; pero sus únicos grabados son unos motivos circulares (pág. 501).

 

  Agustín Azcárate. Elementos de arqueología cristiana en la Vizcaya altomedieval, en las págs. 7-135 de Cuadernos de Sección, Prehistoria-Arqueología nº 2, Eusko-Ikaskuntza, San Sebastián 1984.

     Inscripción AA: Recoge las variantes de los autores anteriores, y ofrece la lectura de Gómez-Moreno, así como sus conclusiones (pág. 55).

     Inscripción CC: Recoge la lectura de Iturriza –con algunas variantes–, y las de otros tratadistas, y acepta la lectura de Gómez-Moreno aunque precisa que "no queda resto alguno de la fecha que él señala y sospechamos, además, que nunca ha existido" (pág. 57).

REVISIÓN DE LA LECTURA DE LAS INSCRIPCIONES

  Estas páginas se podrían terminar de dos formas completamente diferentes, la primera de ellas –y por supuesto la más cómoda¬–, sería el hacer una recopilación de todo lo arriba indicado y tomar partido por alguna de las opiniones ya expuestas para lo que siempre puede haber razones aparentemente suficientes, pero adoptar esta postura no parece lógico en estas páginas que lo único que pretenden es un aumento del caudal de conocimientos sobre el tema. Por ello se ha considerado como más interesante el profundizar en las inscripciones en sí mismas, analizándolas detalladamente y tratando de llegar a alguna conclusión que aporte, quizás, alguna novedad.

 Estas sepulturas ya eran conocidas del autor de estas páginas desde hace tiempo, pero a pesar de ello ha considerado conveniente volver sobre ellas de nuevo para intentar ver aquello que otras personas dicen que han visto anteriormente y palpar con su propia mano la superficie rugosa de la piedra de la tapa de cada sarcófago. Además se ha podido contar con las dos fotografías que aparecen en el volumen II de la obra de Ybarra (las fotografías números 920 y 921), los dibujos o transcripciones realizados por Ugartechea que aparecen en la página 134 y las dos colecciones de fotografías sacadas por el autor de estas páginas .

 Demos un repaso a cada una de las inscripciones arriba citadas e intentemos extraer algunas conclusiones parciales.

 

Inscripción AA

 

 No queda rastro físico de esta inscripción en la necrópolis de Arguiñeta. La noticia original parece venir del P. Gabriel de Henao quien, en una nota a pie de página (Libro I, Cap. 41, en la página 159 del tomo II) hace referencia y transcribe una noticia de Garibay (¿Libro 22, cap. 30?) que dice, en un párrafo entrecomillado, que ha estado en San Agustín de Echeverría y en Elorrio y que ha visto en estos lugares muchas sepulturas "con letreros". Esta nota a pie de página dice que Henao envió a alguien a la ermita de San Adrián, y que éste, allí, vio y leyó dos epígrafes; uno que decía "Noriates de Ibater XVII. Kalend. / Augusti. Era DCDXXI" y otra que decía "In Dei nomine. Mumus in corpore vi / vens fecit. In era DCCCCXXXI / Hic dormit"; y añade Henao que ambas inscripciones tienen unas cruces con las letras alfa y omega.

 Es el maestro Gómez-Moreno el primero que profundiza en el tema y supone que esta inscripción AA es la misma que la CC solo que con dos lecturas diferentes, lecturas que no se sabe bien de donde vienen pero que, desde luego, son anteriores a Henao.

 No veo razón alguna, ni real ni aparente, para rechazar la opinión expuesta por Gómez-Moreno que se puede resumir, respecto de otras posibles inscripciones diferentes de la BB y CC, en la frase "no es para tomado en serio".

 

Inscripción BB

 

 Esta inscripción está todavía a la vista del visitante en la parte superior del sepulcro que lleva el número 20, y a su vista es necesario hacer los siguientes comentarios:

 La lectura de la línea superior de la inscripción es clara y no difiere de la habitualmente utilizada de IN DEI NOMINE MOMUS IN CORPORE BIBENTEM. Se debe rechazar cualquier otra lectura de las ya citadas anteriormente, como por ejemplo NOMUS, VIVENS, VIVENÇ u otras lecturas similares.

 La línea segunda consta de varias partes diferenciadas que es necesario analizar por separado. En su parte izquierda se puede leer con claridad la fecha IN ERA DCCCCXXI, es decir el año de la encarnación 883. Debe rechazarse cualquier otra lectura, como por ejemplo la ya citada DCCCCXXXI. En el extremo derecho de la inscripción, y muy separada de la datación, se puede leer perfectamente FECIT, palabra que está escrita con un tipo de letra que no desentona de la utilizada para la línea superior y para la fecha de la inscripción. Por delante de la palabra FECIT, y junto a ella, aparece la palabra MI de forma que algunos autores han supuesto que la lectura correcta de la inscripción es MI FECIT, lo que debe de ser puesto en duda tal como ya lo hizo Gómez-Moreno. El tipo de letra es diferente y está trazado con mucho menos interés que el resto de la inscripción.

 Entre la palabra MI y la datación de la inscripción se pueden ver unas letras de una lectura dudosa que podría ser –RPORE (inédito). El tipo de letra y la forma de la escritura hacen que sea mucho más lógica y natural la lectura –RPOREMI, con FECIT por otro lado, que –RPORE por un lado y MI FECIT por otro. No es posible interpretar esta nueva inscripción que, a no dudar, es posterior a la original . La tercera línea está perfectamente clara: IC DORMIT. Debe de rechazarse cualquier otra lectura tal como HIC por ejemplo.

 

Inscripción CC

 

 Parece claro que se debe aceptar, tal como se ha dicho anteriormente, la propuesta de Gómez-Moreno de que las inscripciones AA y CC son una sola aunque con diferentes lecturas que se han ido produciendo, deformando y acumulando a lo largo de la historia de forma que las ha hecho aparecer como leyendas independientes. Sobre la inscripción que se conserva todavía en un estado razonable en la necrópolis de Arguiñeta es necesario hacer las siguientes observaciones:

 La leyenda se encuentra en la parte superior de la cubierta del sepulcro nº 21 y está escrito en una sola línea; el brazo izquierdo de una cruz que se encuentra a la derecha de la inscripción se alarga, casi, por debajo de forma que parece que la leyenda está subrayada. Entre la última letra y la cruz queda un espacio vacío en el que hubiesen cabido tres o cuatro letras más si el epigrafista lo hubiese deseado. No aparecen en el epígrafe las letras ERA DCDXXI que han visto muchos de los estudiosos del tema. Esta datación debe de ser por tanto rechazada, no solo porque no se vea rastro alguno en la cubierta sino porque no es posible que hubiese estado allí alguna vez por falta material de espacio para ello.

 El trazado de la inscripción y la forma de las letras producen a primera vista la idea de que ha habido dos manos diferentes que han escrito la inscripción en dos épocas también diferentes. La parte de la derecha, a partir de BATE.... está esta realizada de una forma cuidadosa, y dejando un espacio en blanco al final de la inscripción tal como ya se ha dicho. La parte de la izquierda tiene una letra peor, más estrecha y alargada, realizada con falta de cuidado e incluso tiene una alineación que no es la misma que la del resto de la inscripción ya que donde la inscripción original era perfectamente horizontal la parte izquierda está inclinada hacia el suelo.

 La lectura que normalmente se acepta KLDS, es decir las kalendas, debe de ser KLDS ya que la K es exenta y claramente diferenciada. No está clara la lectura de la parte central del epígrafe que, leído de corrido, que es como está escrito, es ...BATERRIAXVIIKLDS... La separación de palabras se podría hacer de formas diferentes: Primera: ...BATERRIA XVII KLDS..., es decir cuando faltaban 17 días para las kalendas de agosto. Segunda: ...BATERRIAXU II KLDS...; a Gómez-Moreno le gusta esta lectura porque BATERRIAXU se aproxima más a la fonética vasca.

 

Inscripción DD

 

 La obra de Iturriza contiene el dibujo de una inscripción triangular, con la punta hacia abajo, que no se atreve a leer. Este dibujo, trasmitido posteriormente por Javier de Ybarra, ha sido leído como +OBIT US / CECA / NEM / +, lectura a la que solo se podría comentar que la lectura de la primera línea es un poco arriesgada, ya que igualmente se podría leer +OBIT GM, siendo en cualquier caso más segura la M que la G o U.

 

Inscripción EE:

 

 Se puede ver restos de una inscripción en la cubierta de la sepultura número 8 que se encuentra en la zona de la necrópolis más alejada de la ermita. Se pueden leer tres letras, y suponer la existencia de otra cuarta, por lo menos, por lo que su lectura, inédita hasta el presente, podría ser IOL–.