RESUMEN DEL CONTENIDO DE LA OBRA


  El metodo seguido por el autor para la realizacion de la Guia es constante en todos sus capitulos. Lo primero es la localizacion del texto que interesa en su idioma original latin en la mayor parte de las veces, griego y arabe cuando corresponde, encontrar versiones espanolas mas o menos fiables del mismo lo que no siempre ha sido posible, recoger ese texto para incorporarlo al estudio, indicando en cada caso datos suficientes para su identificacion posterior, asi como quien ha realizado la version espanola desde su lengua original . Para una mejor comprension y utilizacion de la Guia se ha hecho un resumen de la vida y obra escritas por los autores recogiendo tanto los textos como sus autores de una forma cronologica orientativa, empezando por Rufo Festo Avieno cuya Ora Maritima pasa por ser el texto mas antiguo que se conoce de entre los que nos puedan interesar ya que se remonta al siglo VI a. C. Las primeras fuentes literarias que se recogen, ademas de Avieno, son las escritas por Polibio, Julio Cesar, Aulo Hircio, Salustio y Diodoro Siculo, todos ellos unos escritores que vivieron antes del comienzo de nuestra era. Luego se pasa revista a lo escrito en tiempos de Augusto, es decir autores tan importantes como Estrabon, Tito Livio, Pomponio Mela, etc., para seguir luego con los que vivieron durante la esplendorosa epoca imperial romana, entre los que cabe destacar Plutarco, Tacito, Apiano y Ptolomeo. Todos ellos son autores importantes para nuestro objeto pero es necesario llamar la atencion, en particular, en lo escrito por el griego Polibio, por el gran historiador y general Julio Cesar, por Estrabon de Amasea, Tito Livio, Apiano y Claudio Ptolomeo. No tendria ningun sentido historico el pretender conocer la historia del Pais Vasco hace un par de miles de anos sin saber lo que dijeron estos escritores clasicos. Ya en el bajo imperio empiezan a aparecer otros escritores que nos interesan porque tocan temas diferentes a los habituales de los geografos e historiadores de la epoca clasica. Hay que hablar, por ejemplo, de Aurelio Prudencio, un vascon cristiano de Calahorra que es el mas grande poeta cristiano que haya podido escribir en lengua latina; de Ausonio, un maestro de Burdeos que llego a ser consul en Roma; de la carta que escribio el emperador Honorio a los soldados que estaban de guarnicion en Pamplona, etc. No todas las noticias que se recogen en esta Guia estan escritas en un libro sino que tambien se pasan revista a cuestiones que deberiamos llamar arqueologicas: por ejemplo, a las monedas acunadas en el valle del Ebro que tanta informacion nos dan sobre los pueblos que alli existian en los siglos inmediatamente anteriores al cambio de era; al bronce con inscripcion encontrado en Botorrita, al sur de Zaragoza; a la Tabula Contrebiense localizada en el mismo lugar, en la antigua Contrebia, y a los llamados Itinerarios de Caminos que tanta informacion nos facilitan sobre las comarcas que cruzan, principalmente los de Antonino, el Burdigalense y el Ravenate. Mas tarde se recoge lo dicho por autores de la antiguedad tardia Paulo Orosio, San Prudencio, Sulpicio Severo, Idacio..., para luego ver los escritores de la epoca visigoda y merovingia San Juan de Biclaro, San Gregorio de Tours, San Isidoro de Sevilla, Tajon, Fredegario, San Julian de Toledo..., y pasar a continuacion a lo escrito por los cristianos mozarabes que vivieron en la Cordoba musulmana del siglo IX, entre los que cabe destacar los autores de las cronicas Bizantino-arabiga y la Mozarabe de 724 y, sobre todo, la ingente figura de San Eulogio de Cordoba. Los temas tratados en los dos capitulos siguientes, el noveno y el decimo, no se utilizan con frecuencia a la hora de analizar la historia del Pais Vasco. En el primero de ellos se recogen los escritores que vivieron en la corte de los emperadores francos, fundamentalmente Carlomagno y su hijo Ludovico Pio, de los que de una forma generica se dice que pertenecen al ciclo carolingio. El cronista Fredegario y sus continuadores, los Anales Mettenses, Reales, Fuldenses y Bertinianos, lo escrito por Eginhardo, Nithardo y Lupo de Ferrieres, las cronicas Moissiacense y Fontanellense y tantos otros documentos son una buena muestra de lo mucho que se escribio en los reinos francos en los siglos VIII y IX que afectan de una forma directa a la historia no solo del Pais Vasco del norte de los Pirineos, sino tambien en numerosos e importantes aspectos del valle del Ebro y sus relaciones con los reinos musulmanes. Es en el capitulo decimo donde se adentra el autor en lo escrito por los autores musulmanes que vivieron, muchos de ellos, hace mas de mil anos. Es fundamental para la historia del Pais Vasco el conocer lo que escribieron en su dia unos cronistas como el moro Rasis, tantas veces mencionado y casi nunca leido, ibn Hazm, sin cuyas genealogias es dificil comprender la historia del valle del Ebro, ibn Hayyan, que vivio a caballo con el cambio de milenio y es un caudal inagotable de noticias de su epoca, al-Udri, fundamental para conocer lo acontecido en el valle del Ebro y los grandes recopiladores relativamente tardios como al-Nuwayry, al Maqqari e ibn Idhari. Es curioso constatar que una buena parte de los historiadores del Pais Vasco huyen, como del mismo Lucifer, de lo escrito en arabe hace ya muchos centenares de anos. El ultimo capitulo de la obra esta reservado a las cronicas escritas en latin al calor de los monarcas asturianos, fundamentalmente de Alfonso III el Magno, a los documentos conservados en los monasterios de la Rioja alta, que ya para entonces estaba en manos cristianas y a lo conservado en las principales catedrales de las sierras prepirenaicas. Se habla de lo conservado en los cartularios y los tumbos de San Millan de la Cogolla, Santo Domingo de la Calzada, San Salvador de Leire, San Pedro de Siresa, Santa Maria de Valpuesta, Alaon, Huesca, Pamplona, San Juan de la Pena, etc. Los sesenta documentos seleccionados por el autor nos dan una buena muestra de como se puede llegar a conocer nuestro pasado a traves de los escritos conservados en los pergaminos que todavia se pueden consultar en los monasterio y catedrales medievales.