Lo que queremos conocer


  El objetivo que nos proponemos a traves de estas paginas es concreto. Esta utopia queda establecida en una escena figurativa en la que tenemos que dejar volar un poco la imaginacion. Sin necesidad de meternos en grandes averiguaciones sobre como eran los pueblos y las gentes de hace un par de milenios que estas ya vendran mas tarde, nos podemos imaginar perfectamente un varon que camina por un sendero poco antes de cruzar un puentecillo sobre un pequeno arroyo y que ya marcha de vuelta a su hogar despues de una dura jornada de trabajo en el campo. El hombre lleva cogido por el ronzal un burro cargado con unas gavillas de trigo y en su mano hay una hoz que delata su origen campesino. Unos pasos detras del hombre marcha un nino o quizas mas bien un chaval, que tira piedras al regacho desde lo alto del puente mientras un perro da saltos y ladra emocionado nunca se sabe porque. Esta escena, y tantas otras similares, se han podido ver por doquier hasta hace poco tiempo en la cuenca del Ebro que vamos a estudiar, pero ahora, cuando estamos en los primeros anos del siglo XXI, ya ha quedado relegada por los grandes tractores y cosechadoras que han arrinconado no solo las hoces y los burros sino tambien las gavillas y los fajos de trigo. Hay numerosos aspectos en esta escena campesina que vamos a analizar a lo largo de estas paginas. Tenemos muchas preguntas que hacernos que unas veces se referiran a las dos personas que en ella figuran, el padre y el hijo, otras a la herramienta que el padre lleva en la mano, al borriquillo que va atado con una cuerda, a las espigas que van encima del arnes o al perro que les sigue dando ladridos. Las preguntas se van a referir a las circunstancias que rodean la escena tales como el aspecto de las tierras que la circundan, el caudal de agua que lleva el riachuelo que baja de los lejanos montes, el verdor del entorno, el tipo de arboles que la rodean y aun otras que nos van a ayudar a conocer mejor el clima y la vegetacion de los territorios vascones. Otras veces querremos conocer algunas cuestiones de tipo mas personal, como por ejemplo si ese campesino, y por tanto su hijo, son hombres libres o esclavos, si la mies la ha recogido de un campo que es de su propiedad, de una pieza que tiene en arriendo o es un trabajador por cuenta ajena y por tanto no es otra cosa que un depositario de lo que lleva encima del borriquillo. Tambien nos gustaria saber como se llaman esos campesinos vascones, el tipo de creencias religiosas que tienen, el idioma que hablan, lo que comen habitualmente, su nivel cultural, como es su hogar o mas bien la chabola que nos imaginamos, cuales son sus propiedades si es que tienen alguna, y todas esas otras circunstancias que tanto condicionan a todo ser humano. En la medida en que seamos capaces de dar respuesta a estas preguntas, y a otras muchas que se nos van a ir presentando sobre la marcha, tenemos que darnos cuenta que un campesino no solo es el trabajador del campo por cuenta ajena sino tambien el capataz que le dice donde tiene que trabajar cada dia y le vigila en su trabajo y, por supuesto, el pequeno agricultor libre que lleva unas tierras con las que justo puede alimentar a su familia. A estos campesinos hay que anadir tambien ?por que no?, a los duenos de las villas que poblaban todo el territorio de los vascones. Es posible que las respuestas a las preguntas arriba planteadas sean diferentes si ese campesino y su hijo caminan a las orillas del rio Ebro no lejos de Calahorra, en las tierras del alto Aragon cerca de Jaca, en las Cinco Villas de Zaragoza no lejos de Ejea de los Caballeros o en el valle del rio Bidasoa ya cerca de Irun, unos lugares que, como vamos a ver en estas paginas, eran territorios que pertenecian a los vascones hace dos mil anos al igual que las ciudades de Cascante, Andion o Pamplona. Igualmente nos tenemos que preguntar si las respuestas que encontremos son validas tanto en la epoca en que Augusto terminaba de conquistar Hispania, en el siglo I a. C., como cuando los visigodos del reino de Tolosa intentaban apoderarse del valle del Ebro seiscientos anos despues.