INTRODUCCION


  Estamos acostumbrados a que al historiar el mundo antiguo se hable, casi siempre, de lo que pudo pasar en los grandes centros urbanos del imperio romano. Esto es logico ya que lo que acontecia en ciudades como Roma, Alejandria o Merida afectaba, de una u otra forma, mas tarde o mas temprano, a una parte importante del imperio romano. La administracion imperial hizo que la ciudad de Tarraco que esta situada debajo de la actual Tarragona, fuese la capital de una provincia que incluia todo el norte de Hispania y que Caesaraugusta tambien en el subsuelo de Zaragoza, lo fuese de la parte de la provincia tarraconense que incluia todo el territorio de los vascones. La decisiones que se tomaban en estas tres ciudades, Roma, Tarraco y Caesaraugusta, afectaban de una forma directa a los vascones. No tiene por tanto nada de particular que lo que pudo pasar en estos grandes centros de decision imperiales y los descubrimientos arqueologicos que en ellos se han realizado sean unos temas preferenciales en los libros de historia. Esta preferencia historica por el mundo urbano se ha trasladado tambien al mundo de los vascones. Es inevitable, y tal ocurre, que al hablar de como eran los vascones hace un par de miles de anos se piense inmediatamente en las excavaciones que se hacen en Pamplona de vez en cuando salvo las que se estan haciendo en la Plaza del Castillo en el momento en que se estan redactando estas lineas, en los hallazgos realizados en Andelos, en Mendigorria, en los restos urbanos que estan a la vista en Santacara, en todas esas ruinas y acueductos que se pueden ver en la zona de Los Banales, en los anfiteatros que sabemos estaban debajo de la actual Calahorra, etc. Estas, y otras, son las grandes ciudades que sabemos existian en el territorio de los vascones. Las villas rurales forman otro tipo de nucleos de poblacion a tener en cuenta. En el Museo de Navarra de Pamplona se pueden ver unos grandes y preciosos mosaicos que fueron encontrados en su dia en la villa de El Ramalete que se encuentra a las orillas del Ebro en termino de Tudela, ya cerca de Castejon. La villa de Liedena, justo enfrente de la Foz de Lumbier, esta ya totalmente excavada y se puede visitar facilmente nada mas que con parar el coche al ir por la carretera de Pamplona a Sanguesa. En la villa de Las Musas, en Arellano, se realizan excavaciones que esta poniendo al descubierto algunas evidencias arqueologicas muy interesantes. Estas villas y otras muchas repartidas por el territorio de los vascones, formaban algo que podriamos decir eran las grandes fincas del momento. En ellas vivian los duenos y sus administradores, se hacia el vino y el aceite, se almacenaban los cereales y se realizaban todo tipo de trabajos relacionados con la agricultura. Estas villas, por lo menos algunas de las que conocemos, llegaban a ser incluso fastuosas con todo tipo de comodidades personales que incluian, casi siempre, mosaicos, termas y banos de agua caliente. Es dificil decir si todas estas comodidades personales de las villas estaban destinadas solo para el dueno y sus amistades o tambien tenian acceso a ellas los trabajadores de la villa. Es probable, ya lo iremos viendo a lo largo de estas paginas, que el campesino no tuviese acceso a estas comodidades salvo que fuese campesina y tuviese un trato de favor por alguna razon particular. Pienso, de una forma personal, que los senores, aunque no sea nada mas que por puro egoismo, no querrian que los criados que les atendian personalmente en la villa fuesen sucios y malolientes. ?Y los que trabajaban en el campo?, ?bueno!, esos que se vayan a lavar al rio